Observatorio Laboral

Análisis EPA Tercer Trimestre 2016 del Observatorio Laboral Fedea

La Encuesta de Población Activa de este tercer trimestre de 2016 arroja, como en los últimos trimestres, cifras positivas en cuanto a cantidad de empleos generados: El número de ocupados ha crecido en 226.500 personas en relación al trimestre anterior y en 448.000 efectivos durante los últimos doce meses. Estos datos ratifican que, en cuanto a número de empleos, el país sigue caminando por una senda de recuperación del empleo perdido en la crisis.

Descargar Informe Visitar Observatorio

De la explotación regional de los datos de este trimestre, destacamos los siguientes elementos:

Se observa un aumento en la tasa de ocupación interanual de 1,17 puntos porcentuales, que equivale a los 448.800 empleos citados anteriormente. Este aumento se corresponde con un descenso de alrededor de 530.000 desempleados en estos últimos doce meses. La población inactiva crece en casi 100.000 personas en el mismo periodo. Sin embargo, el panorama no es ni mucho menos homogéneo en todas las regiones españolas. Las regiones del arco mediterráneo, junto a Cantabria, País Vasco y Castilla-León asisten a crecimientos de la ocupación cercanos o incluso mayores a 2 puntos porcentuales. En el otro extremo se sitúa la Comunidad de Madrid, que es la única región en la que la incidencia de la ocupación no aumenta en estos últimos 12 meses.

Las tasas de desempleo regionales muestran también no sólo niveles claramente diferenciados, sino también una evolución dispar. Las comunidades de la mitad norte del país mantienen tasas de desempleo muy inferiores a las del sur. Además, cabe señalar el notable descenso de la tasa de paro en algunas de estas regiones del norte del país, como Castilla León (del 16,6% al 13,9%), o Cataluña (del 17,4% al 14,6%) o Cantabria (del 16,2% al 12,5%). También destaca la buena evolución del País Vasco y Navarra en cuanto a descenso en las tasas de paro a pesar de ser las dos regiones cuyas tasas de paro son las menores de todo el territorio nacional. Otro dato también positivo es que aquellas regiones con fuertes tasas de desempleo, como Extremadura, Castilla La Mancha, Andalucía y Canarias, han experimentado un fuerte descenso en sus tasas de paro en estos últimos doce meses.

Cambios Regionales en la Composición de Personas Ocupadas

En media, la presencia de las mujeres entre la población ocupada ha aumentado desde el 2007 hasta la actualidad en 4 puntos porcentuales, pasando del 41,3% al 45,2%. Las regiones del norte del país, junto a Cataluña y Madrid, reflejan una incidencia de la mujer en el empleo claramente superior al resto. Asturias destaca por ser la región donde se produce la mayor incidencia de la mujer en el empleo, con el 48,9% del total, mientras que en Extremadura, que se sitúa en el extremo opuesto, las mujeres no alcanzan el 41% de los ocupados.

Un segundo dato a destacar tiene que ver con la escasa y decreciente incidencia de los jóvenes en el empleo. Pese a que el número de jóvenes en esa franja de edad se mantiene constante desde el último año, el peso de los mismos entre los ocupados cae ligeramente. Este dato refleja las dificultades de los jóvenes para acceder por primera vez al mercado laboral. La mayoría de empresas solicitan personas con experiencia laboral, y esto dificulta enormemente el primer acceso de los jóvenes al empleo.

Atendiendo a la tipología de empleos, el sector servicios es el que acapara prácticamente la totalidad del nuevo empleo creado en este último año. De hecho, en términos absolutos, de los cerca de 450.000 empleos creados en estos doce meses, sólo 11.258 corresponden al sector industrial y 25.000 al sector de la Construcción. El resto de nuevos empleos provienen del Sector Servicios.

La temporalidad sigue aumentando, alcanzando en la actualidad el 27% del stock total de contratos a nivel nacional, y habiendo aumentado casi 1 pp en el último año. Debido a la disparidad regional en la incidencia de sectores volátiles como los relacionados con el turismo, se aprecia también disparidad en las tasas de temporalidad regional. Destacan las regiones del sur del país, en particular, Extremadura, Andalucía y Murcia, junto a los dos archipiélagos, Baleares y Canarias, donde éstas tasas siguen creciendo, alcanzando en la mayoría de los casos a 1 de cada 3 asalariados.

Finalmente, en estos últimos 12 meses la jornada parcial ha disminuido en incidencia en el total nacional, pasando del 15,5% al 14,5% del total del empleo. Sin embargo, esta vez también, la disparidad regional es notable. Cantabria y Baleares hacen relativamente poco uso de la parcialidad de la jornada, ya que ésta no alcanza el 12% del total del empleo. En el extremo opuesto encontramos a la Comunidad Valenciana, con tasas de parcialidad que alcanzan prácticamente el 19% y además muestran una tendencia creciente. Si esta parcialidad es mayormente involuntaria, como refleja la EPA, debemos entenderla como sub-empleo, pues refleja que la mayoría de la personas que tienen esa jornada quisieran trabajar más horas, pero no lo hacen por falta de demanda de empleo a jornada completa.

Cambios Regionales en la Composición de Personas Desempleadas

Una buena noticia a destacar es que la incidencia del desempleo de larga duración sigue descendiendo – del 64% al 61% en los últimos doce meses. A pesar de estar en un nivel ciertamente alarmante, al menos en los últimos trimestres se observa un descenso continuado. Sin embargo, esta recuperación no es homogénea: encontramos el máximo en Asturias, con un 67% de desempleados que llevan más de un año buscando un empleo, y seguida muy de cerca por Castilla La Mancha y por Canarias. El mínimo está en Baleares, con una incidencia del 46,7%. También hay que considerar cómo está evolucionando la incidencia del desempleo de larga duración en las diferentes regiones. En este aspecto, el cambio más positivo se ha producido en La Rioja y en Murcia, pasando del 65% al 53% y del 68% al 58%), respectivamente. Por el contrario, en otras regiones, como Aragón, Navarra o Castilla-León, la incidencia del desempleo de larga duración, lejos de disminuir, sigue aumentando.

Transiciones Laborales

El observatorio muestra la intensidad de creación de empleo en cada región en este trimestre frente al mismo trimestre del año pasado. Es particularmente interesante el caso de las Islas Baleares, que ha reducido su tasa de creación de empleo prácticamente a la mitad – pasando del 9,4% al 4,2%. Por otra parte, si bien la creación de empleo se ha ralentizado, la destrucción del mismo ha seguido una evolución dispar. Hay regiones como Asturias, La Rioja, Murcia y Aragón, en la que la destrucción de empleo ha aumentado, aunque en el resto ha disminuido o se ha mantenido estable.

Otro aspecto que merece la pena resaltar es la alta volatilidad del empleo en muchas de las regiones españolas, que asisten a tasas de creación y destrucción de empleo trimestrales cercanas al 10%. Con la salida de la crisis, el problema no sólo parece no corregirse sino que se agudiza. Estas altísimas tasas tanto de destrucción como de creación de empleo en la mayoría de las regiones no hacen sino confirmar una elevada rotación laboral de los ocupados en nuestro país, que viene fundamentalmente determinada por el uso y en ocasiones abuso de la contratación temporal de muy corta duración. A medida que la situación económica se va estabilizando, sería fundamental que los nuevos empleos tuvieran un carácter más estable, con un horizonte temporal indefinido que evite los elevados costes de las altas tasas de rotación laboral, no sólo para los trabajadores que las sufren sino también para las empresas que utilizan estas formas de contratación tan inestables.

Destacados Regionales

  • Murcia y Cantabria han experimentado la mayor caída en la tasa de paro respecto al año anterior (más de 3,5 pp).
  • El desempleo juvenil es un problema especialmente grave en Andalucía y Canarias, donde más de la mitad de los jóvenes que desean trabajar no pueden hacerlo (55,2% y 51,4% respectivamente).
  • Asturias, Castilla y León y País Vasco cuentan con los trabajadores más envejecidos, casi 1 de cada 2 supera los 45 años.
  • País Vasco, Navarra y Madrid destacan por ser las regiones con los trabajadores mejor formados, más de la mitad tienen estudios universitarios.
  • La temporalidad tiene su mínimo en Madrid (18,8%). Las regiones dónde más ha descendido la incidencia de los contratos temporales en el último año son Navarra (en 3,1 pp) y Asturias (1,9 pp).
  • Cantabria es la región donde más ha descendido la incidencia de los desempleados mayores de 45 años, con una caída de 7,4 pp.

Sobre el Observatorio Laboral de Fedea (2016T3)

En este Observatorio Laboral, se explotan las dimensiones regional y sectorial de los cambios producidos en el empleo en cada trimestre. Se comparan los cambios producidos en este trimestre con los observados en el mismo trimestre de 2007, momento previo a la entrada de la recesión, así como en el mismo trimestre del año anterior.

Categorías