Empleo

Análisis EPA Segundo Trimestre 2016 – Observatorio Laboral Fedea

Visitar Observatorio Laboral Fedea Análisis EPA2016T2

En este segundo trimestre de 2016, la Encuesta de Población Activa arroja un aumento en la ocupación de 271.400 personas, situando el número de ocupados en nuestro país en 18.301 .000.Desciende en 216.700 el número de personas desempleadas mientras que el número de personas activas aumenta en 54.600.El balance es sin duda positivo, propio de un trimestre en el que la estacionalidad juega un importante papel en la creación de empleo relacionada con la rama del sector servicios muy ligada a la actividad del turismo.

Dos notas positivas: Es el empleo a tiempo completo y no a tiempo parcial el que aumenta, lo cual implica por una parte que los nuevos contratos traen consigo un número considerable de horas trabajadas, y en consecuencia, mayores retribuciones para los nuevos empleados; por otra parte, refleja que la demanda de empleo exhibe fortaleza al demandar jornadas completas y no parciales.Además, parece que la contratación indefinida gana peso en el total de las nuevas contrataciones, lo cual sin duda aporta mayor estabilidad en los empleos.

Dos notas preocupantes: El aumento de ocupados observados en este último año proviene exclusivamente del sector servicios – la industria y la construcción no acaban de remontar y siguen destruyendo empleo neto. La segunda nota a la que se debe prestar atención es que la población ocupada del segmento de edad entre 30 y 34 años desciende en 105.000 personas, mientras que la mitad del crecimiento del empleo ha sido ocupado por los mayores de 55 años. Este cambio en la distribución por edades de la ocupación se debe claramente al fenómeno del envejecimiento de nuestra sociedad, y en consecuencia también de nuestra fuerza laboral.

De la explotación regional de los datos de este trimestre, destacamos los siguientes elementos:

Las tasas de desempleo regionales muestran también no sólo niveles claramente diferenciados, sino también una evolución dispar. La tasa de desempleo nacional ha experimentado un descenso de 2,4 puntos porcentuales (desde el 22,4% al 20%), y dichos descensos han sido particularmente agudos (superiores a los 3 puntos porcentuales) en las comunidades de las Islas Baleares, Murcia, Canarias, Castilla-La Mancha o el País Vasco, que sigue destacando por tener la menor tasa de desempleo (12,5%). Por el contrario, se observa una evolución claramente desfavorable en Navarra, donde la tasa de desempleo incluso aumenta, hecho que por cierto sólo sucede en esta región. Andalucía muestra la tasa de desempleo más alta, alcanzando el 29%, seguida por Extremadura y Canarias, que superan ligeramente el 27%.

Si bien la tasa de ocupación en el último año ha aumentado en media en 1,1 puntos porcentuales (pasando del 46,4% al 47,5%), la heterogeneidad en las distintas regiones de esta variable también es notable. Hay comunidades, como Islas Baleares, Cantabria o Murcia donde dicho aumento prácticamente alcanza los 2 puntos porcentuales, otras donde la tasa de ocupación permanece constante, como Madrid. El dato más preocupante lo presenta Navarra que incluso sufre un descenso en la ocupación de 0,5 puntos porcentuales.

La tasa de inactividad también crece ligeramente a nivel nacional en el último año (pasando del 40,2% al 40,6%) reflejando, incluso en un momento alcista del ciclo, un dominio del efecto demográfico de una sociedad envejecida donde los que entran en el mercado laboral no son suficientes para cubrir a los que salen. Pero también en esto hay heterogeneidades regionales notables, porque ni la actividad económica ni el efecto demográfico afecta por igual a las diferentes comunidades de nuestro país. Ésta crece fundamentalmente en Andalucía, Madrid, Murcia y Navarra, pero desciende principalmente en Asturias, Cantabria y Castilla-León.

Cambios Regionales en la Composición de Personas Ocupadas

Sigue disminuyendo la incidencia de los menores de 25 años en el empleo, aunque es destacable que en regiones como Andalucía los menores de 25 años sólo representan el 2,4% del total de ocupados, mientras en la Comunidad Valenciana y Murcia superan el 5%. En el otro espectro del segmento de edad, mayores de 44 años, destacar el alto peso que en general presentan regiones como Castilla y León o Asturias, donde casi la mitad de sus ocupados supera los 45 años.

Especial mención merece la evolución regional de la ocupación por sectores. El sector servicios sigue ganando peso a nivel nacional mientras que la industria y la construcción no remontan. Encontramos diferencias notables entre regiones: Por ejemplo, Madrid, Canarias y Baleares, que son las regiones con mayor incidencia del sector servicios en el empleo total, siguen fortaleciendo el empleo en ese sector. La otra cara de la moneda la muestran regiones muy industrializadas, como La Rioja, Navarra o el País Vasco. De estas tres regiones, en La Rioja el sector industrial parece perder peso en el empleo total, no así en Navarra y en el País Vasco, donde el sector industrial está ya cerca de alcanzar la incidencia que tenía antes de la crisis en cuanto a empleo relativo.

En la gran mayoría de las regiones se produce un descenso de la contratación indefinida. Es un hecho ya constatado que el peso de los contratos temporales en el nuevo empleo creado es mayor que el de los contratos indefinidos, y de ahí que su incidencia suba en términos relativos. La parcialidad cae respecto al mismo trimestre de 2015 reflejando que la actividad económica es suficiente como para generar una demanda de empleo que requiera un mayor número de horas, lo cual es un dato positivo en esta salida de la crisis.

Cambios Regionales en la Composición de Personas Desempleadas

Al observar la composición de parados según la edad se revela la escasa incidencia de los menores de 25 años en el colectivo de desempleados, que no es precisamente reflejo de su alta tasa de ocupación, sino de su escasa presencia en el mercado laboral.

Posiblemente el dato más interesante es el de la evolución del desempleo de larga duración, así como su heterogeneidad por regiones. En general se observa una evolución favorable en la incidencia del desempleo de larga duración en todas las regiones a excepción de Navarra y Aragón, donde curiosamente su incidencia sube con relativa fuerza. El descenso más acusado, por el contrario, se observa en Islas Baleares, seguido de Cantabria.

Transiciones Laborales

Este trimestre ha producido una notable creación de empleo neta, aunque de menor magnitud a la observada hace exactamente un año. Únicamente encontramos destrucción neta de empleo en Canarias y Navarra.

Algunos Destacados Regionales

La Región de Murcia es la Comunidad Autónoma donde más ha bajado la tasa de paro y más ha crecido el empleo. Además, es la región con mayor peso de la agricultura – con un 14,7% de sus ocupados en este sector- y tiene a los trabajadores más jóvenes.

Andalucía sigue teniendo las mayores tasas de desempleo y temporalidad.

País Vasco y Navarra son líderes en el peso de la industria y cuentan con los trabajadores mejor formados (más del 50% son titulados universitarios).

Castilla y León es la Comunidad Autónoma con los trabajadores más envejecidos.

Las Islas Baleares es la región con la mayor creación neta de empleo en el segundo trimestre de 2016, probablemente debido al comienzo de la temporada alta turística.

Sobre el Observatorio Laboral de Fedea

En este Observatorio Laboral, se explotan las dimensiones regional y sectorial de los cambios producidos en el empleo en cada trimestre. Se comparan los cambios producidos en este trimestre con los observados en el mismo trimestre de 2007, momento previo a la entrada de la recesión, así como en el mismo trimestre del año pasado.

Categorías